Argentina hoteles y turismo

ARGENTINA HOTELES Y TURISMO. Vacaciones, playas, Mar de las Pampas, Pinamar, San Clemente, Cariló, Las Grutas. Temporada de verano 2013. Hoteles en Argentina

La juventud disfruta del verano en playas de Gualeguaychu, Entre Ríos


Calor, cuerpos al sol ardiendo de juventud y vida, el presente vívido y la apremiante sed de aventura y adrenalina, el necesario chapuzón...todo está presente en las playas de Gualeguaychú, provincia de Entre Ríos cuando se disfruta de ellas en los brillantes momentos de la temporada de verano.
Quien prefiere el aire libre, el fogón parrillero o el nocturno con canciones y fraternidad, podrá encontrar una alternativa veraniega a las Termas de Colón dentro de la misma provincia.
Junto al río del mismo nombre, las playas de Gualeguaychú se encuentran a sólo 25 kilómetros de Uruguay, no siendo pocos los visitantes charrúas que se animan a conocer estos bellos rincones entrerrianos y a disfrutar del verano bajo la sombrilla.
En el video se puede ver como la juventud disfruta y se revela de parabienes con el momento sagrado y profano de la fiesta, de la celebración del cambio entre día y noche, ocasión sabiamente aprovechada para el baile en los paradores fluviales, el iluminamiento sensorial y el disfrute pleno de las vacaciones, ya que para eso son. Al ritmo de la música de moda, muchachos y muchachas bailan tomados de la mano, enfrentados, conversan acerca de gustos personales y expectativas, toman una bebida absorviendo el atardecer o miran el horizonte disfrutando de la paz de estas playas argentinas.

El flirt y el acercamiento romántico son parte del entretenimiento de muchos jóvenes que escuchan música en los paradores y toman sol protegiéndose de sus efectos nocivos con coloridas sombrillas o  bloqueadores potentes.
Sobre arena o arriba del pastito de modo superlativo se disfruta del río y de la temporada en Gualeguaychú, como vemos en este ilustrativo video que invita a soñar con la inolvidable experiencia de pasarse unos días en un lugar así y, tal vez, transitar un romance de verano o al menos llevarse un inolvidable recuerdo de las vacaciones de verano junto al río.